Cine club escolar en la Región del Maule, la experiencia del Centro de Extensión de la Universidad Católica del Maule

Comenzaron las audiciones para integrar elenco de teatro EXT UCM
5 marzo, 2019
«Lucila, la niña que iba a ser reina» gratis en EXT UCM
6 marzo, 2019

Desde mis años de maestra hasta hoy, siempre tuve a la imagen como entidad superiorísima sobre la palabra… los maestros desdeñaban la imagen atribuyéndole solo una cualidad de mero entretenimiento. Fue para mí muy penoso no poder comprobar y convencer a mis colegas de que, en lo que se refiere a niños y a muchachos, la imagen se lleva por delante a la mejor lección oral.

Gabriela Mistral: Vivir y escribir. Prosas Autobiográficas. 2013

Petit- Frére:  Un viaje por el sueño.

Wirner Petit Frere es un forastero al igual que muchos migrantes que dejan su país de origen en busca de oportunidades y mejor condición de vida.  Esta película describe lo que le ha tocado vivir, pero no de manera solitaria, ya que forma parte de la directiva de la organización sociocultural de haitianos en Chile (OSCHEC), que desde acá apoya a sus compatriotas haitianos, generando un acompañamiento que les guíe respecto a la obtención de documentos, leyes laborales y costumbres chilenas. Una loable misión que solo podría realizar quien ve su quehacer fundado en la vocación social y humanitaria.

La radiografía de un sueño es representada por la voz de su protagonista, quien nos lleva a un viaje surrealista que navega en las profundidades fragmentadas de Haití y Chile, retratando un deambular por espacios que son parte de Santiago, un pasar por esos “no lugares” que no poseen un estatuto relevante dentro de nuestra construcción de realidad, espacios marginales que adquieren el estatus de valioso. El mejor ejemplo a citar es la Vega Lo Valledor, tildada como la “Universidad” para algunos de los personajes de este documental, entendiéndola como una fuente de primer aprendizaje para el haitiano que desea insertarse laboralmente, lugar en donde no solo aprenderá el idioma, sino que se vinculará a la idiosincrasia chilena, una especie de prueba de fuego que le permitirá comenzar su carrera en los distintos escenarios en donde deberá desenvolverse.

Una carta abierta con forma de boletín en creole, es el medio para mostrar las noticias más interesantes de Chile, Haití y el mundo.  Un cruce de historias cotidianas que conforman una bella narración que va desde lo personal a lo colectivo.

Todos los relatos van confluyendo en una perfecta alegoría que lentamente se conectan con la historia de “Valiente”, un perro nacido el 2007 en Haití, y que al cumplir tres meses vino a Chile; quien se entrenó durante un año, para formar parte de la seguridad del Palacio La Moneda, convirtiéndose en un experto en explosivos.

Otro de los relatos que mantienen el mensaje de este documental, sucede en una reunión de la agrupación de haitianos, donde sus miembros solicitan capacitación en temas laborales, ya que muchas veces se sienten humillados y trabajando en circunstancias muy duras y se cuestionan acerca de las posibilidades que existen en este país para obtener una profesión. Sin duda lo que existe de fondo es el modo en que pueden organizarse para no perder impacto, desde esta perspectiva, vemos, como dentro de la comunidad haitiana se encuentran cada vez más unida y se piensan desde una acción colectiva, lo cual muestra un acto político de gran valor al insertarse en un país que se enfrenta a procesos de descolectivización severos.

La dinámica de este documental es la insignia de transitar por su propia odisea; cuyo viaje desde Haití a Chile es simbolizado a través de emprender destino hacia el planeta Marte, pero para partir se necesita cumplir con ciertos requisitos y estar dispuestos a iniciar una aventura que puede ser exitosa o pesarosa, y acerca del cómo habitar un lugar desde el riesgo, desde la valentía. Recordemos que en 1791 la republica de Haití fue la primera en proclamar su independencia en América Latina, la cual logró tras un proceso revolucionario de carácter abolicionista representando en una lucha armada contra Francia, quien ocupaba el lugar de potencia colonizadora desde el siglo XVII.

Como antecedente de este documental, ¡podemos encontrarnos con la película “Queimada!” (1969), dirigida por Gillo Pontecorvo, quien representa una Isla que se encuentra bajo el régimen imperialista portugués, y que, gracias a un agente interpretado por Marlon Brando levanta a la población indígena mediante las armas y les permite rebelarse frente al capitalismo de la colonia en manos de intereses extranjeros. Es a partir de este film, que su director desarrolla un fuerte mensaje anticapitalista, si bien este film no es sobre Haití, logra dar cuenta de lo que fue el manejo de los imperios en esa región. Sin duda el documental “Petit Frere” guarda relación con lo mismo, ya que lejanos temporalmente a los años en donde se desarrolla este film antes citado, nos encontramos con directores como Roberto Collío y Rodrigo Robledo, quienes insertan un fuerte mensaje acerca de las políticas sociales, la discriminación y un nuevo comienzo en un país que ha vivido los mas fuertes episodios de represión política de América Latina.

La existencia de documentales como Petit Frere son indispensables en lo contemporáneo, en una época en donde nos encontramos con procesos migratorios que pueblan nuestro país de colores, sabores, sonrisas, esfuerzos y por sobre todo mucha resiliencia, lo cual debe ser un aprendizaje para todos nosotros.

Desde esta lógica, el objetivo principal de la exposición de este documental es el impacto positivo en el desarrollo del pensamiento crítico de los estudiantes de todo el país, gracias a la red de Cine Club Escolares impulsada desde la Cineteca nacional, financiada por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio; y que, producto de esta gestión, 230 estudiantes de la Región del Maule que son parte del programa “Escuela al cine”, pudieron realizar el análisis de un film que nos permite posicionarnos desde los Derechos Humanos, la inclusión, el fenómeno migratorio y la transculturalidad.  Tras la función tenemos un momento para conversar y pensar de manera colectiva los diversos enfoques y mensajes que entrega esta creación. Es aquí donde vemos a jóvenes sorprendidos de que alguien pudiera llamar universidad a un mercado de verduras, adolescentes pensando que comprar un coche para un recién nacido tiene el valor de un mes de salario para extranjeros y que la mayoría de los beneficios sociales que tenemos no son accesibles para comunidades de otras nacionalidades.

La película se transforma entonces en una especie de confrontación con una realidad que no todos tenían clara.  Pueden ver un film que narra cómo la inmigración actual es muy diferente a la que ocurría en Europa en el siglo XIX, dando cuenta de la migración selectiva que se autorizaba, para la llegada de colonos alemanes al sur de Chile.

Esto nos permite ver como el cine en la escuela permite a niños y jóvenes tomar parte del conflicto que se representa en la película, sometiendo a juicio las diversas perspectivas que aborda esta creación, diferenciando los géneros cinematográficos, revisar las propuestas estéticas presentes, observar una visión histórica y cuestionar (se) acerca de las realidades y lenguajes que nos permitirán situarnos desde una visión política de los procesos sociales.

El cine en la escuela permite abordar contenidos los Objetivos Fundamentales Verticales y Transversales de los Planes y Programas de Estudio del Ministerio de Educación, apoyando no solo contenidos reglamentarios, sino dándole paso al aprendizaje significativo que proponga el desarrollo del pensamiento crítico de nuestra realidad global y  nacional, es decir, ser capaces de reconocer una propuesta estética, una manera de observar lo contemporáneo, de entender lo Latinoamericano y su dialogo con la post verdad.

Desde la psicología y su propuesta acerca del desarrollo humano, nos encontramos con diversas fases que apuntan a una evolución y desarrollo del pensamiento- aprendizaje en el niño, adolescente y adulto, que podríamos dividir en básicamente dos autores: Jean Piaget y Lev Vigotsky. Si nos ceñimos a la teoría Constructivista de Piaget, nos encontraremos con estadios que consignan la construcción de nuevos significados en que el niño es el protagonista y aprendiz, es decir, un proceso muy interiorizado en que el mismo establece las bases de su propio conocimiento en relación a como es captada desde el entorno. Lev Vygotsky, por su parte, propone el desarrollo cognitivo a través de la socialización, mediante un proceso que tildó como “hacer sentido” a las cosas y realidades que nos rodean, basándose en la interacción social del niños con personas y con nuevos lenguajes, que serán entonces los pilares de un desarrollo adecuado, para esto se valió de la conceptualización de Zona de Desarrollo Próximo, entendiéndola como la capacidad de un niño para emprender una tarea mediante la enseñanza de un guía o colaboración de sus compañeros, permitiéndole reflexionar individualmente acerca de lo encomendado.  Es, por lo tanto, el contexto sociocultural y la interacción de experiencias compartidas, lo que entrega al niño la capacidad de desarrollar un pensamiento reflexivo. Desde esta última óptica, el cine en la escuela se convierte en un perfecto dispositivo de interacción e intercambio social, en donde los estudiantes pueden compartir una experiencia y generar el “hacer sentido” desde lo colectivo.

Bajo la misma lógica de Vigotsky, con un aprendizaje que por sobre todo es social, podemos analizar psicológicamente el desarrollo del pensamiento crítico, entendiendo este como la capacidad de desarrollar una meta cognición, comprendiendo, analizando, debatiendo, reflexionando y apreciando los argumentos que desarrolla una propuesta de pensamiento.  En el caso del cine en la escuela, podemos ver el despliegue de estas habilidades en el análisis de un film determinado que nos permite posicionarnos desde múltiples temas contingentes que permiten el desarrollo del análisis crítico en niños y jóvenes, así como una formación a escala humana.

Bárbara Godoy, Psicóloga, Diplomada en Gestión Cultural, Diplomada en descentralización y desarrollo local, Magister en Humanidades: literatura y Artes Visuales. Se desempeña como Directora de Extension, Arte y Cultura de la Universidad Católica del Maule.

Referencias:

Fresquet, A. (2014). Cine y Educación: La potencia del gesto creativo. Chile: Ocho libros.

Vygotsky, L. (1978). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. España: Austral.

Vygotsky, L. (1954). Pensamiento y lenguaje. España: Paidós.

Documental Petit Frère, Año 2018, Chile. Dirección: Roberto Collío, Rodrigo Robledo. Productora Araucaria Cine

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *